Etiquetas

Citado por el Sr. G. en su libro introductorio a la filosofía del Sr. H.:

La vida es un abandono del ser en disponibilidad. La mera disponibilidad es lo característico de la juventud frente a la madurez… El joven… al sentirse en potencia de todo, supone que ya lo es. El joven no necesita vivir de sí mismo: vive en potencia todas las vidas ajenas -es a un tiempo- Homero y Alejandro, Newton, Kant, Napoleón, Don Juan… La inseguridad creciente de su vida va eliminando posibilidades, lo va madurando. Pero imagine usted a un hombre que en plena juventud queda sometido mágicamente a condiciones de anormal seguridad. ¿Qué pasará? Probablemente no dejará de ser joven nunca, sentirá halagada y fomentada y estabilizada su tendencia a quedar en disponibilidad. A mi juicio, este es el caso de Goethe… Nada debilita tanto los profundos resortes del viviente como el exceso de facilidades. Esto fue Weimar para Goethe en aquella sazón decisiva. Facilitó el enquistamiento de su juventud y quedó para siempre en disponibilidad… Weimar fue el capullo de seda que el gusano segrega de sí mismo para interponerse entre sí y el mundo. (Ortega y Gasset en Pidiendo un Goethe desde adentro)

Diagnóstico: Fallos en el método hipotético deductivo, con error de juicio y soslayo de prueba crucial refutadora. Especulación inaceptablemente acrítica y desechable.

Recomendaciones: Tragar las lágrimas y esperar, y mientras todo sucede aprender a leer a Hegel en su idioma original (fuck you Gaete traicionero, y fuck you Ortega y Gasset!)

 

Anuncios