Etiquetas

tal vez

Yo: se puede tener lo que se quiere, solo es cuestión de suficiente querer y saber hacerlo.
El: todo, ¿todo?
Yo: si, por supuesto, siempre hay por lo menos una forma para obtenerlo.
El: ¿podría ser astronauta?
Yo: claro, los astronautas existen, haz lo que ellos hicieron para serlo.
El: ¿podría tener una nave espacial a mi mando?
Yo: si, pon al gobierno que gobierna a la oficina aeroespacial a construir tu nave, o cómprate una, o róbala del camino.
El: te estás burlando, como siempre, nada de eso se consigue así de fácil.
Yo: estás equivocado, lo único difícil es tener claro cuánto se está dispuesto a dar por ello.
El: ¿podría conquistar la galaxia con mi nave y ser el emperador de todos los mundos?
Yo: ¿y quien te lo impediría? que yo sepa, hoy mismo no hay nadie que te dispute el título.
El: ¿y si quisiera ser el emperador galáctico pero teniendo nuevamente 20 años? ¿Hay una forma para ello, mujer lista?
Yo: sí que lo quieres todo, ¿eh? Con apenas esfuerzo enloquece, construye tu galaxia y vive feliz en la eternidad de tu mente.

Dios: yo soy el que soy
Yo: curiosamente, también yo

Usted: mi madre me irrita olvidándose de las cosas.
Yo: también la mía.
Usted: al principio se lo hacía ver y sin darme cuenta lo hacía de malos modos, hasta que vi que le dolía.
Yo: también lo hacía así al principio, pero cuando vi que le dolía, continué haciéndolo voluntariamente.
Usted: hay que ponerse en la situación del otro y tener tolerancia.
Yo: mejor que eso, hay que ser tolerante con uno mismo.
Usted: no seas hija de puta, llega un momento en que los padres están indefensos.
Yo: es lo justo, que se aguanten por lo muy indefensa que se fue de niña.
Usted: ¿no sentís lástima cuando se queja?
Yo: no, y si no le gusta lo que digo, tiene la opción que yo no tengo.
Usted: ¿cuál?
Yo: que también se olvide de eso

Tu: ¿estás?
Yo: no estoy estando

Yo: es lo que se debe.
Ella: entiendo, pero así no era antes, te aviso que los demás no están de acuerdo.
Yo: oh, que pena.
Ella: no te lo dicen de frente, pero escucho que protestan y conspiran.
Yo: oh, cuan decepcionante.
Ella: qué fría, ¿cómo soportás que digan esas cosas a tus espaldas?
Yo: ¿es que no se entiende? No pueden forzarme a la inacción, pero yo si a ellos a hacer lo obligatorio.
Ella: y si ejercieras tu autoridad de modo usual, ¿haciéndolos callar? Son tus órdenes pero no quieren tener que hacerlo.
Yo: ¿y no las cumplen acaso?
Ella: si, pero
Yo: yo no voy a cambiar sus ineptitudes, ni a desperdiciar mi tiempo tratando de que repriman sus mezquinas e ilegítimas rebeliones… además, si las disimularan, perdería la satisfacción de verlos hacer, y como yo quiero, cuando nada por la nada misma quieren hacer ellos.

Ellos: deberías…
Yo: chúpenme un huevo

Nosotros: la vida apesta
Yo: si, bueno, ¿pero tenemos que ser tan idiotas?
Nosotros: ¿qué más nos queda por esperar de la vida?
Yo: ¿además de que se termine?
Nosotros: ¿intentás evadir la pregunta?
Yo: ¿yo?
Nosotros: ¿es que no tenés una respuesta?
Yo: ¿que somos tan idiotas que no la vemos?
Nosotros: ¿te parece?
Yo: ¿nos quedan dudas?
Nosotros: ¿vas a hacer algo por nosotros?
Yo: nah, nada, nuestra vida apesta

Ustedes:
Yo: chau

Anuncios